Y…, ¡comienza el partido!

El 18 de agosto arranca la competición de fútbol en España. Esta temporada, además, más pronto que nunca. Aun así, para los muy futboleros el parón veraniego ha sido demasiado largo. Muchos querrían que el torneo no parase nunca. Lo que está claro es que los aficionados ya están contando las horas para que ¡empiece el partido!

Un año más, nos volveremos a vestir con la equipación de nuestro equipo y marcharemos con ilusión al estadio con la esperanza de verle ganar. Niños y mayores se sentarán en la grada esperando a que el árbitro pite el arranque del partido para disfrutar de una gran noche de fútbol. Los jugadores se dejarán la piel en el terreno de juego corriendo tras un balón que rueda y rueda para, con suerte, hacerle un guiño al guardameta y colarse en la portería.

Sin embargo, para que comience la competición hay que tenerlo todo a punto. ¿Qué sucedería si eliminásemos algunos elementos habituales en cualquier partido? Hemos hecho el experimento. ¿Quieres saber qué sucede?

Camisetas, zapatillas, balones, espinilleras, la red de la portería… Incluso el silbato con el que se pone en marcha el juego están fabricados con materiales derivados de la petroquímica. Pero no solo en el fútbol. Cada vez que hacemos deporte usamos infinidad de productos, que gracias a estos materiales son más cómodos, resistentes, flexibles y seguros.

Con el poliol se fabrican las espumas de poliuretano, que al ser resistentes, confortables y duraderas están presentes en muchos materiales deportivos como balones, tablas de surf o cascos para motos y bicicletas.

La espuma EVA / EBA es fundamental en la composición de nuestras zapatillas. Gracias a ella son flexibles y cómodas, y nos proporciona una mejor amortiguación, protegiendo así nuestras articulaciones. El poliuretano también se usa en cualquier tipo de calzado. Con él podemos pisar fuerte por su gran resistencia. Se utiliza mucho en las suelas, ya que es un material liviano, flexible y cómodo.

La ropa que usamos cuando hacemos deporte también se hace con una tela inteligente de polipropileno llamado tejido no tejido. Este material ha cambiado por completo la indumentaria deportiva, ya que es transpirable y permite una gran libertad de movimiento.

Los productos derivados de la petroquímica aportan soluciones innovadoras y proporcionan durabilidad, confort y seguridad a cualquier actividad deportiva.

Los hinchas pueden estar tranquilos. Gracias a la versatilidad de estos materiales podremos seguir disfrutando del deporte rey con la certeza de que los jugadores tendrán un balón al que chutar y el árbitro un silbato con el que dar comienzo al partido.

Deja un comentario

Contacto

¡Escríbenos y te responderemos lo antes posible!

¿No lo puedes leer? Cambia el texto.