Vive bailando, una segunda oportunidad para los jóvenes de Colombia

Los famosos versos de Machado han encontrado en Colombia una alternativa, ya que en Cartagena no se hace camino al andar, sino al bailar. Y es que desde 2016 el programa Vive Bailando  ha cambiado el rumbo de la vida de más de 750 jóvenes a través de la danza en esta ciudad colombiana.

Nos fijamos en Daniela. Acaba de cumplir los 17, es la mayor de 4 hermanos y tiene un hijo de dos años. Hasta agosto, la vida de Daniela se centraba en su casa,  en el cuidado de sus hermanos y de su hijo, sin otra motivación adicional que le animara a mejorar su vida.

Solo han pasado tres meses y Daniela, además de encontrar una forma de expresarse, ya tiene un objetivo: conseguir ganarse la vida a través del baile. Este es uno de los muchos propósitos del programa Vive Bailando; promover actitudes y aptitudes entre los jóvenes. Pero, ¿cómo es posible?

Daniela, una de las participantes del proyecto Vive Bailando

Patricia Lagos, gerente de Relaciones Institucionales y Comunitarias de Repsol Colombia, asegura que este proyecto es especial porque integra objetivos culturales y económicos. “Les capacita para el trabajo y potencia el desarrollo cultural urbano y, al mismo tiempo, fortalece la economía local, capacitando a jóvenes para el emprendimiento  y fomentando la industria creativa, es decir, la economía naranja”, explica.

Además de contribuir al crecimiento personal y profesional de cada integrante, Vive Bailando es un programa que integra a los jóvenes de barrios en los que convergen victimas del conflicto armado colombiano, sectores como Bicentenarío y Villa de Aranjuez que se han caracterizado por el alto grado de intolerancia y vulnerabilidad, así como por la falta de oportunidades laborales y educativas. En este proyecto trabajamos de la mano con el Programa de las Naciones Unidas para el desarrollo (PNUD); afirma Lagos.

Como Daniela, Joel también busca ganarse la vida a través del baile. Aunque, en su caso, solo el simple hecho de entrar en el programa le ha ayudado a cambiar su rumbo. Gracias a Vive Bailando ha conseguido alejarse de las pandillas: confiesa que su día a día desde que tenía 8 años “era estar en la calle y andar con malas compañías, de barrio en barrio buscando pelea …”. Ahora ha conseguido ilusionarse y ha aprendido los valores de la honestidad y el respeto.

Grupo de participantes de Vive Bailando

 

¿Cómo cambia la vida de los jóvenes el baile? Jennifer Colpa, manager local del proyecto, observa que esta iniciativa ayuda a minimizar el enfrentamiento entre pandillas, haciendo comunidad y, además, crea un espacio neutral en el que no existen zonas ni barrios: “Antes estaban todo el día fuera de casa y que ahora ellos mismos reconozcan que le han encontrado un sentido a sus vidas a través del baile es muy importante para nosotros”. Añade que no solo quieren formar bailarines, la finalidad es “educar a personas que quieran tener una vida más responsable potenciando habilidades como el liderazgo, el desarrollo personal o la autoestima”.

“La finalidad de Vive Bailando no solo es formar bailarines. Busca fomentar la responsabilidad, el liderazgo y el desarrollo profesional de los jóvenes” Jennifer Colpa, manager local del proyecto.

Glenda Lozano, Coordinadora del Proyecto Asentamientos Sostenibles del PNUD, está muy satisfecha con los resultados que están consiguiendo. Asegura que el baile se convierte en una “forma de vida que se consigue con disciplina y esfuerzo”, cualidades imprescindibles para combatir la elevada tasa de paro de la zona, que supera el 50% entre la población joven.

El punto álgido del proyecto llegó con la actuación de un grupo de ocho jóvenes en la Gala de los Premios India Catalina, “los Oscar de Colombia”, dice Patricia Lagos. También destaca que han conseguido que la cultura sea vista como una parte de desarrollo real de la economía: “No solo para bailar, también el montaje de los escenarios, de los eventos, del marketing… Cartagena vive de congresos y eventos internacionales en el que este tipo de shows son muy valorados”, reconoce.

El baile está contribuyendo a un cambio real en la sociedad. Un proyecto que contribuye al fortalecimiento del tejido social, del emprendimiento y forma a estos jóvenes para encontrar un empleo. De hecho, ya se está hablando con otras cuarenta y dos familias para que el proyecto continúe. Muchos jóvenes como Joel y Daniela han encontrado en el baile una opción y siguen trabajando para que Vive Bailando se convierta en una realidad a largo plazo.

Deja un comentario

Contacto

¡Escríbenos y te responderemos lo antes posible!

¿No lo puedes leer? Cambia el texto.