Una vida sobre ruedas

Para algunas personas, la bicicleta es una forma de hacer deporte. Para otras, es un medio de transporte que les permite llegar al trabajo cada día o simplemente dar un paseo junto a la familia los fines de semana. Para unas pocas, sin embargo, la bicicleta es mucho más, es una forma de vida, una pasión sin la que no podrían concebir su existencia.

Ese es el caso de Fran, un joven afincado en Pontevedra que ha organizado su vida en torno a la bicicleta, aprovechando las ventajas que esta ciudad ofrece para la movilidad sostenible. En 1999, Pontevedra puso en  marcha un plan urbano que le permitió peatonalizar su centro histórico y sus calles comerciales. Hoy, 20 años después, el 70% de los desplazamientos se realizan a pie o en bicicleta y solo tres de cada diez personas se mueven en coche.

En solo unos años, la ciudad se llenó de ciclistas, así que Fran decidió que era el momento de lanzarse a montar un negocio relacionado con su gran pasión: la reparación de bicis antiguas en un taller en el caso antiguo de la ciudad, una actividad que complementa con el reparto de paquetes y mensajería por las mañanas. Es el sueño de muchos, ganarse la vida haciendo lo que más le gusta. Y no todo es trabajo, aún le queda tiempo para hacer lo que más le gusta, perderse por los montes que rodean la ciudad con su bici de un solo piñón.

En el Día Mundial de la Bicicleta, Fran es un buen ejemplo de las múltiples posibilidades que ofrece este vehículo.

Deja un comentario

Contacto

¡Escríbenos y te responderemos lo antes posible!

¿No lo puedes leer? Cambia el texto.