Un misterio que la humanidad ha tardado 2.500 años en resolver

El Go siempre ha sido el juego de mesa chino más exigente del mundo y la prueba de agilidad mental más antigua que aún se juega en su forma original. Pero su creador nunca podría haber imaginado que, 2.500 años más tarde, se convertiría en un auténtico paradigma tecnológico y en uno de los motivos por los que un joven de 32 años de Badajoz se ha convertido en un referente mundial en el campo de la inteligencia artificial.

Este milenario juego fue considerado como una de las Cuatro Artes Tradicionales de los eruditos chinos, junto con la caligrafía, la pintura y la música. Hoy, la carrera tecnológica ha eclipsado estas técnicas. Y la creación de unos complejos algoritmos similares a los que se emplean en este milenario juego, han sido una de las muchas razones por las que Rubén Rodríguez Torrado aparece en un selecto listado de expertos elaborado por el World Economic Forum.

Una guía a la que podrán acudir mandatarios internacionales y directores de grandes corporaciones, en caso de necesitar de su experiencia y consejo en el campo del Mantenimiento Predictivo y la Optimización de Operaciones en la Industria del Petróleo y del Gas.

Las personas que destacan son aquellas que han identificado sus áreas de excelencia, y este Artificial Intelligence Advisor del Centro de tecnología de Repsol, la ha encontrado en la superinteligencia artificial y en cómo ésta puede aplicarse al mundo del petróleo.

Inteligencia artificial para predecir el futuro

Desde que terminó sus estudios en Matemáticas en La Sorbona de París aspira a emular el cerebro humano por medio de la inteligencia artificial. Esto, llevado a su especialidad, significa que puede llegar a ver el futuro. Sí, el futuro. Porque, junto con su equipo, ha llegado a crear una fórmula que permite descifrar, por ejemplo, cuándo se va a estropear una máquina extractora de petróleo hasta con tres meses de antelación.

“Somos capaces de anticiparnos unos 60-90 días para adoptar acciones para que la máquina nunca pare”, lo que supone un importante ahorro de recursos. “Hay que tener en cuenta que el 20 o 30% de los costes en petróleo vienen por el mantenimiento.  Se habla de millones de euros si una máquina tiene que parar y un pozo no produce en dos o tres días”, precisa.

En el panorama actual, Estados Unidos se ha convertido en una clara potencia en cuanto a IA se refiere, y cuando Rubén recibió la llamada para trabajar en el país de las oportunidades no dejó pasar el tren. Actualmente reside en Nueva York y cada mañana se levanta con el objetivo de favorecer la interacción entre ordenadores y seres humanos de la mano de algunas de las compañías punteras del sector tecnológico.

Es un gran defensor del know-how que permanece en las empresas tras la inversión en I+D porque “la tecnología actual se quedará obsoleta dentro de dos años”. Por eso, pone la mirada en el futuro y cita al campo del creative computing, con el objetivo de aplicar la superinteligencia artificial a la hora de responder a preguntas estratégicas dentro del sector. “Creando conocimiento las máquinas son muy malas a día de hoy y nosotros queremos dar un paso más allá: queremos crear lógica y crear creatividad en la superinteligencia artificial”. Un jaque mate tecnológico.

Showing 2 comments
  • Ordercialisonline
    Responder

    Gracias. He vibrado con vuestra reflexion

  • MANUEL MARTIN
    Responder

    ES ALGO TAN FANTASTICO QUE ES UN GRANDISIMO ORGULLO QUE UNO DE LOS NUESTROS LO HALLA DESCUBIERTO.

Deja un comentario

Contacto

¡Escríbenos y te responderemos lo antes posible!

¿No lo puedes leer? Cambia el texto.