Tarragona, preparada para hacer historia

Tarragona es hoy la ciudad de los sueños. Sueños de deportistas que esperan alcanzar la gloria tras años preparándose. Pero, sobre todo, sueños de los habitantes de una provincia volcados en asegurar que cada detalle salga a la perfección. Todo está a punto para la  celebración de la XVIII edición de los Juegos del Mediterráneo, que se inaugura el 21 de junio.

Tarragona vive estos días con nervios, con alegría y, sobre todo, con pasión. Los tarraconenses están   entregados en cuerpo y alma a la celebración de los Juegos. El caso de los voluntarios es un ejemplo excelente: se presentaron ocho mil candidatos para colaborar en todo tipo de labores sin las cuales, la celebración de este evento sería imposible.

No es de extrañar que Tarragona viva estos Juegos del Mediterráneo como una oportunidad única. Los ojos de veintiséis naciones estarán fijos en ella hasta el 1 de julio. Y, como rezan las camisetas y polos de todos los involucrados en la organización, la ciudad está “preparada para hacer historia”.

Sueños

No solo los habitantes de la provincia están entusiasmados. Junto a ellos, los deportistas locales afrontan estos diez días de deporte como la culminación de un sueño. Es el caso de Berta Castells, lanzadora de martillo de Torredembarra, una localidad situada a apenas quince minutos de Tarragona. Su palmarés es tan espectacular que a ella misma casi le cuesta recordarlo: “He sido campeona de España quince veces, he participado en tres Juegos Olímpicos y he participado también en cinco Campeonatos del Mundo y cinco Campeonatos Europeos”.

Berta recuerda los tiempos en que, “con doce o trece años” competía en categorías inferiores y tuvo la oportunidad de hacerlo en el mismo estadio que ahora, renovado y adaptado a las exigencias de los organismos deportivos internacionales, acoge los Juegos del Mediterráneo. “Mi objetivo en estos Juegos del Mediterráneo es igualar -y por qué no- sobrepasar mi record de España y mi mejor marca de  siempre”, afirma con una sonrisa.

Castells recuerda también que en aquellos primeros años, compartía pista con Nil Bartolozzi, el artista local elegido por Repsol para pintar uno de los cinco Tarracus que adornan la ciudad. “Yo corría cien y doscientos metros y ella lanzaba el martillo”, relata éste. “Pero ella en seguida empezó a destacar y yo lo dejé”, añade. Aunque su pasión por el deporte y en especial por el atletismo sigue viva. De hecho, asegura: “No sé andar, voy corriendo a todas partes”.

Una mascota sostenible

El Tarracus, la mascota de estos Juegos del Mediterráneo, omnipresente en estos días en Tarragona, nació de un concurso en el que participaron más de diez mil alumnos de la provincia. El ganador fue Aleix Girona y su diseño original fue adaptado por el diseñador Jean Jullien. El casco romano de la figura refleja las raíces culturales del territorio.

Repsol, como patrocinador de esta edición de los Juegos, recibió una de las cinco esculturas de Tarracus para ser colocada en las instalaciones de la compañía en la zona de La Pobla de Mafumet. A la hora de pensar en su  “decoración” la elección recayó en Nil. “Hace unos años, cuando el complejo celebró los veinticinco años, le encargamos a su padre, Rafael Bartolozzi, que nos hiciera un logo conmemorativo del aniversario. Cuando nos ofrecieron la posibilidad de personalizar un Tarracus pensamos que podíamos continuar con la saga Bartolozzi  y hablamos con Nil, le propusimos esta idea y él aceptó encantado”, relata Pep Bertrán, responsable de comunicación del Complejo Industrial en Tarragona

“La figura del Tarracus  es un guiño  hacia el ecologismo natural, o  cómo la naturaleza crea su propio anti plástico. Es una representación de una micro espora que existe en el Amazonas y que tiene  la particularidad de deteriorar el poliuretano”, explica Bartolozzi. El artista ha tratado, según sus propias palabras, de “reflejar la voluntad de Repsol de ser sostenibles y mejores para el medio ambiente”.

La presentación del Tarracus de Repsol corrió a cargo de la propia Berta Castells, quien ejerció de madrina. Una ocasión “muy especial”, según ella, que le permitió volver a encontrarse con Nil después de muchos años. Un reencuentro que demuestra que estos Juegos del Mediterráneo son mucho más que deporte: son la culminación de los sueños compartidos por los habitantes de toda la provincia.

Comments

Deja un comentario

Contacto

¡Escríbenos y te responderemos lo antes posible!

¿No lo puedes leer? Cambia el texto.