Sumamos energía gracias a la diversidad de nuestros empleados

Sólo una de cada cuatro personas con capacidades diferentes tiene trabajo en España. Una cifra que varía dependiendo del tipo de discapacidad y que se incrementa hasta casi un 50% cuando se trata de personas altamente cualificadas, como detalla el primer Informe del Observatorio sobre Discapacidad y Mercado de Trabajo en España (ODISMET), órgano perteneciente a la Fundación Once.

Las dudas a la hora de aceptar un reto profesional, tanto desde el punto de vista del empleador como del empleado, son una de las principales razones por las que se produce esta situación. Desmitificar lo que parece a simple vista un proceso complicado, es esencial para abrir puertas a la integración y la diversidad.

“Claro que tener una discapacidad me ha limitado a la hora de buscar trabajo”, explica Gerard Florensa, técnico en el área de Química de la refinería de Repsol en Tarragona. Sin embargo, considera que con comunicación y paciencia todo se consigue. “Cuando llegué a la compañía estaba realizando las prácticas del Máster de Gestión de Proyectos y ahí ya hicieron todo lo posible por adaptar el puesto a mis necesidades”.

gerard-florensa

Gerard padece el síndrome de Thomsen, una de las enfermedades denominadas “raras” ya que sólo afecta a menos de una de cada 100.000 personas en el mundo. Se trata de una dolencia congénita presente desde el nacimiento y que se refleja en rigidez muscular y muchos dolores.

“La única limitación que encontré para poder desarrollar mi trabajo ha sido cuando tengo que salir a planta y desplazarme con el vehículo de la refinería, que en mi caso debe ser automático. O el calzado de seguridad reglamentario, que necesito que sea más liviano”. En ambos casos, el joven profesional ya ha obtenido una solución por parte de la compañía y realiza sus tareas en la refinería como cualquiera de sus compañeros”.

El caso de Gerard no es aislado. En la actualidad, Repsol cuenta con 586 empleados con capacidades diferentes, lo que supone un 2,4% de la plantilla mundial. Antonio Gómez Parra es otro de los ejemplos que demuestran que con talento y esfuerzo la discapacidad no es una barrera. Este joven sevillano se incorporó para trabajar en Campus Repsol el pasado mes de enero.

“Soy técnico de seguimiento y control de puntos de venta de Campsared, servimos como nexo de unión entre los datos que generan las ventas y la información”, nos explica. Antonio nació con unas cataratas congénitas que le han dejado una visión del 10% aproximadamente en cada ojo. “En casa y espacios abiertos me puedo defender, el problema llega en los pequeños detalles como textos o imágenes en el ordenador”.

antonio-gomez

Cuando en octubre de 2016 le llamaron para participar en el Máster de Gestión de la Energía en el Centro Superior de Formación de Repsol en Móstoles, recuerda que una de las primeras conversaciones que mantuvo fue con el Centro Médico. “Me preguntaron qué necesidades tenía y me explicaron las diferentes herramientas que podían poner a mi disposición para desarrollar plenamente mi trabajo, como cualquier otro empleado”.

“La verdad es que me sorprende mucho lo interiorizada y naturalizada que está aquí la discapacidad”, asegura Antonio durante la entrevista. Su sorpresa también viene porque en anteriores experiencias laborales, no contó con el mismo apoyo y eso le hace pensar que con un poco de esfuerzo por ambas partes se puede conseguir la plena integración: “dedicar un poco de tiempo a conocer a los empleados, sus diversidades, la comunicación entre todos, me parecen claves para crear un mejor ambiente laboral”.

Sumando Energía

Gerard y Antonio son dos claros ejemplos de integración de talento cualificado en un entorno laboral cada vez más exigente. Con el objetivo de que más personas puedan alcanzar esta oportunidad, Repsol ha impulsado la primera edición de becas Sumando Energía, un proyecto desarrollado en colaboración con la Fundación Universia. Para Florensa, ingeniero técnico mecánico e ingeniero superior eléctrico, este tipo de iniciativas suponen “un gran paso adelante”.

“Las empresas deben estar implicadas en fomentar equipos de trabajo más diversos y eso incluye también a las personas con discapacidad, como es mi caso”, dice Gerard. Por su parte, Antonio invita “a los indecisos” a formar parte de la convocatoria: “la oferta de oportunidades en una empresa de energía es amplísima. Hay cabida para todo el mundo y nunca encontrarán una traba a la hora de adaptar su puesto a sus necesidades físicas”.

Showing 4 comments
  • Responder

    Buenas tardes mi nombre es Willie Vicente Madinyá Villagómez, Ingeniero en Negocios Internacionales, mi discapacidad en Física, tengo artritis Juvenil, quisiera poder contar con una oportunidad laboral para desarrollarme profesionalmente, me interesa Repsol por ser sostenible a través del tiempo, multinacional reconocida por su productividad y su modelo de negocio.
    Estoy dispuesto a tomar el reto y demostrar mi talento.

    Saludos Cordiales,
    Willie M.

  • Boris Caceres
    Responder

    Cuales son los requisitos para que una persona con discapacidad pueda ser parte de ustedes.

    • Repsol
      Repsol
      Responder

      Hola Boris.
      En este link tienes los requisitos necesarios de las prácticas que ofrecemos.

      Saludos.

Deja un comentario

Contacto

¡Escríbenos y te responderemos lo antes posible!

¿No lo puedes leer? Cambia el texto.