Los coros del Carnaval de Brasil

El Carnaval de Río de Janeiro contará este 2018 con la mayor inversión de su historia. Casi 12 millones de dólares para una fiesta que acogerá a más de 6 millones de personas, recibirá a millón y medio de turistas internacionales y tendrá un impacto de más de 1.000 millones de dólares.

Ha pasado más de siglo y medio desde que arrancó la gran fiesta en la ciudad carioca. El Carnaval de Río se celebró por primera vez en 1840 con bailes europeos como el vals o la polca. La samba llegó después. Desde 1917, esta danza que mezcla ritmos africanos y portugueses, ha sido protagonista. En 1984 se construyó el Sambódromo, donde ahora participan más de una decena de escuelas de música y samba.

Una escuela para transformar vidas

Pero la fiesta que llega al corazón de la sociedad brasileña es el llamado “Carnaval en la calle”. En esta edición 600 desfiles, 23 más que el año pasado, y 464 blocos, llenarán de música y color las calles de la ciudad. Y un maestro de la Escola de Música Rocinha participa en algunas de estas comparsas.

En esta edición 600 desfiles, 23 más que el año pasado, y 464 blocos, llenarán de música y color las calles de la ciudad. Y un maestro de la Escola de Música Rocinha participa en algunas de estas comparsas.

Este centro lleva casi 25 años transformando la vida de muchos jóvenes brasileiros a través de la música. En 1994 Hans Ulrich Koch, un alemán afincado en Río de Janeiro, “decidió crear una escuela de música para personas en situación de vulnerabilidad”. El fundador creía en el poder la música para transformar la sociedad y consiguió llevarla a la comunidad la Rocinha, una las mayores de América Latina. La escuela arrancó con coral e instrumentos sencillos, ya que todavía no tenía el soporte financiero para desarrollar algo más grande”. Así ha sido.

Ese fue el inicio de Escola Música do Rocinha, antes de que contara con el patrocinio de Repsol y otras entidades. Gracias al apoyo económico y al esfuerzo de sus impulsores, ha sido posible que el proyecto educativo y cultural en la sociedad brasileña con actividades destacadas como la Orquestra de Cámara da Rocinha.

El “carnaval de la calle”

Thiago Pires, intérprete y profesor de música de la Escuela piensa que este carnaval de las comparsas es una fiesta “más grande e inclusiva que la del Sambódromo”.  Participar del evento en la rúa oficial tiene un coste más elevado que participar en los blocos y, para el músico, el humor irreverente del pueblo carioca ayuda “a enfrentar desigualdades con las que chocamos”.

El Carnaval gira en torno a la música. Thiago cree que la música es fundamental para el empoderamiento y la transformación de las personas. Por ejemplo, “cuando a alguien le dicen que no tiene talento y luego se pone a hacer música, termina creyendo más en sí misma”.

Thiago Pires, profesor de la Escuela Rocinha: “El gran músico no sólo nace, sino que además necesita encontrar personas e instituciones que fomenten su creatividad, su disciplina y su dedicación

En la escuela enseñan a niñas y niños de entre 6 y 17 años. El profesor reconoce la labor de mecenazgo como un pilar fundamental en el desarrollo de los intérpretes y artistas musicales: “El gran músico no sólo nace, sino que además necesita encontrar personas e instituciones que fomenten su creatividad, su disciplina y su dedicación. Este apoyo será fundamental para su éxito”. Quizá, pronto, vemos a alguno de ellos brillar en el Sambódromo o en el carnaval por las calles de Brasil, así como él.

Deja un comentario

Contacto

¡Escríbenos y te responderemos lo antes posible!

¿No lo puedes leer? Cambia el texto.