En el futuro, moverse será compartir

¿No sientes a veces que el tiempo vuela? A nosotros también nos pasa. Parece que no, pero el futuro está a la vuelta de la esquina. Y los expertos nos lo recuerdan cada día, especialmente en materia de movilidad. Por esa razón, queremos presentarte una serie de tendencias sobre cómo serán las ciudades del mañana.

 Sí, así es. Cada vez habrá más gente viviendo en el mundo, pero su mentalidad habrá cambiado. A los ciudadanos que vivan en las ciudades para entonces les importará menos tener coche privado y apostarán, sin duda alguna, por la movilidad compartida. Preferirán “usar” a “tener”.

El carsharing (o coche compartido) será una de las modalidades preferidas por los urbanitas. Este servicio ayudará a optimizar al máximo el uso de cada vehículo. Hoy un coche está parado el 94% del tiempo. En el futuro se prevé que solo lo estará un 60%, poco más de la mitad.

Pero no hay que esperar tanto tiempo para empezar a practicarlo. En nuestras ciudades ya existen multitud de empresas dedicadas a ofrecer este tipo de servicio, como Emov, Zity, Car2Go o la recién llegada Wible. Una red de cientos de coches eléctricos e híbridos que promueve la movilidad flexible, tanto en el centro como en la periferia de Madrid. Ya sean cinco minutos para hacer un recado o cinco días para irte de vacaciones.

Movilidad a la carta

Aunque este tipo de servicio seguirá conviviendo con el uso del coche privado, la búsqueda de un estilo de vida más sostenible llevará a las personas a combinar diversos medios de transporte en un mismo trayecto. Lo que se conoce como “transporte intermodal”.

A la alternativa del transporte público ya se suman nuevas formas de movilidad compartida. Basta con echar un vistazo a nuestro alrededor y darnos cuenta de que gracias a las nuevas tecnologías es posible compartir más que coches: bicis (BiciMAD, oBike), motos (eCooltra, Muving) o patinetes (Lime, Movo). Incluso podemos hacer un uso común de los trayectos (BlaBlaCar).

Hasta de los coches de empresa. Algo que los empleados de Repsol ya practican a través de su carsharing corporativo: una flota de vehículos eléctricos y AutoGas que usan 650 empleados en sus desplazamientos entre sedes y por el centro de Madrid. Además de compartir vehículo también pueden compartir trayecto, lo que supone un mayor aprovechamiento del coche.

Pero el futuro nos depara aún más. En unos años los vehículos autónomos conquistarán la movilidad y los expertos estiman que un 30% de ellos será de uso compartido. Alrededor de 31 millones circularán por el mundo. Asombroso.

NOTA | Para la realización de este artículo se han consultado fuentes de información institucionales (Naciones Unidas, Banco Mundial, Comisión Europea), publicaciones especializadas y estudios sobre movilidad (PWC, Deloitte, McKinsey)

Deja un comentario

Contacto

¡Escríbenos y te responderemos lo antes posible!

¿No lo puedes leer? Cambia el texto.