Fabricación aditiva: la revolución de la impresión 3D en metal

¿Sabías que con una impresora se pueden fabricar casas, instrumentos musicales o incluso órganos? Cada vez es más habitual ver en las tiendas de informática impresoras 3D donde el plástico es la materia prima. Sin embargo, pocos conocen que ese proceso también puede desarrollarse con metal a través de la fabricación aditiva, proceso para fabricar elementos a partir de un modelo 3D mediante la superposición de capas de material.

En España tiene una presencia puntera a través de Addimen, pyme dedicada al diseño y la fabricación de piezas metálicas con estructuras y geometrías complejas.

Desde finales de 2016, Addimen colabora con Petronor en un piloto dentro del programa Bind 4.0, una aceleradora de startups que buscar impulsar la innovación en el País Vasco. Para ello pone en colaboración a estas compañías emergentes con grandes empresas, dándoles así la oportunidad de desarrollarse con mayor garantía.

Joseba Sagarna, actual gerente de la compañía, fue uno de los creadores. Procedente de la metalurgia, en su caso como delineante y proyectista, unió sus fuerzas con otros compañeros y entre 2012 y 2013 comenzó a investigar oportunidades en un “periodo clave en el que se apoyaba la fabricación avanzada y las nuevas tecnologías. Presentamos el proyecto, el Gobierno Vasco nos dio la subvención y llegamos en el momento en el que un fabricante quería introducir una máquina de 3D de metal en España”, explica el empresario. Para Sagarna fue muy importante el apoyo regional “en un proyecto internacional en el que se presentaron más de 250 empresas”.

Una tecnología ágil

La tecnología suele emplearse para fabricar prototipos, sin embargo, la empresa va un paso más allá y está entregando piezas a clientes finales. La principal ventaja es el ahorro tiempo. En palabras de Joseba, “la fabricación del primer molde es un proceso lento y caro, pero nosotros somos capaces de fabricar impulsores en 24 horas” Por ejemplo, en un caso reciente llegaron a fabricar diez impulsores en una semana.

En un proyecto de colaboración para validación de esta tecnología como sustitutiva de métodos de fabricación convencionales. Addimen ha fabricado para Petronor con esta nueva tecnología impulsores y difusores en acero inoxidable para bombas de drenaje de agua marina.

La tecnología suele emplearse para fabricar prototipos, sin embargo, la empresa va un paso más allá y está entregando piezas a clientes finales

Objetivo: divulgación y crecimiento

Más allá de su faceta industrial, Joseba asiste como ponente a diferentes encuentros y conferencias: “Todo el mundo quiere venir a ver nuestra  tecnología, por ser diferente a lo que se ha hecho toda la vida”, recalca el empresario, que señala que el servicio que presta “no es una amenaza” para el sector tradicional, sino “un complemento a lo que ellos pueden ofrecer”.

En estos momentos Addimen es cuando “empieza a recoger los frutos” de su apuesta hace un lustro. “Creíamos que habíamos llegado demasiado pronto, pero ahora te das cuenta que lo hicimos justo a tiempo”, relata Joseba, quien ya tiene puesta las miras en el futuro, lo que incluye “ampliar el parque, e incluir otros materiales además del metal, como cerámica y plástico, para diversificar y abarcar el mercado con contundencia”.

Aunque es aún un proyecto piloto, Arturo Fernández de Petronor, valora muy positivamente este tipo de programas y en especial la colaboración con Addimen: “En Petronor somos conscientes de que de grandes empresas como la nuestra debe apoyar y tener en cuenta esta tecnología para valorar en qué procesos puede ser aplicable en el presente y futuro. Esta colaboración, además de dar una oportunidad a startups vascas,  permite a la compañía estar a la vanguardia de las nuevas tecnologías”.

Deja un comentario

Contacto

¡Escríbenos y te responderemos lo antes posible!

¿No lo puedes leer? Cambia el texto.