Elsa, Lupo y March, la historia que se repite cada verano

Sandra pasaba por delante de una estación de servicio de camino a la clínica donde trabaja en Sevilla cuando vio a una perra color canela sola y asustada. No sabía cuál era su historia, pero rápidamente entendió que, como muchos otros animales de compañía comprados en un momento de ilusión pasajera, esa perrita había sido abandonada.

Sandra y otros vecinos del pueblo más cercano decidieron llamarla Elsa y se encargaron de alimentarla. Días después, un perrito simpático y juguetón apareció junto a Elsa y ya no se despegó de ella: había encontrado un nuevo amigo, Lupo.

Pasaron los meses y, aunque la intención de Sandra era buena, dar de comer a los animales ya no era suficiente: la suciedad, el calor del día y el frío de la noche les provocaron varias infecciones, por lo que había que dar un paso más.

Fue en este momento cuando Sandra conoció a Javier, de la protectora de animales Los Ángeles de Lora. Junto con él, Sandra y el resto de voluntarios, recogieron a los dos perros y lograron las ayudas necesarias para pagar las atenciones veterinarias de Elsa y Lupo.  Desde entonces, Sandra ha centrado sus esfuerzos en encontrarles un nuevo hogar.

La historia de March, una galga atropellada

Mientras esto sucedía en Sevilla, una galga de la que sus dueños se habían deshecho fue atropellada en la carretera que une El Álamo y Navalcarnero, en Madrid. Entre los restos de carrocería que quedaron tras el atropello, y con la pata destrozada, la galga llamada March, se refugiaba en un arcén esperando ayuda.

La organización SOS Galgos la rescató y puso en marcha un crowdfunding a través de las redes sociales para poder asumir los gastos de la operación que necesitaba March, que rondaban los 600 euros. En tan solo una semana recaudaron incluso más de lo solicitado y ese dinero también ha servido para las curas diarias que aún precisa. Hoy March continúa su recuperación y espera en el refugio mientras encuentra una familia definitiva.

Los miembros de la asociación que salvaron la vida a March nos cuentan que, aunque los abandonos de mascotas no cesan en ningún momento del año (137.000 perros y gatos encontrados en 2016), con la llegada del verano y de la operación salida las cifras se incrementan.

Cómo actuar ante el abandono

A pesar de la gran labor que realizan los refugios y sus voluntarios, a día de hoy alrededor de un 12% de los animales abandonados continúan en las protectoras y un 7% son sacrificados en las perreras de aquellas comunidades que aún no se han unido al Sacrificio Cero, movimiento creado por El Refugio para evitar que se sacrifique a los animales que no son recogidos o adoptados en el plazo de 10 días. Sin embargo, la cara amable de esta situación es que parte de las mascotas se devuelven a sus propietarios gracias a la identificación mediante el microchip que llevan insertado y alrededor del 45% son adoptados.

En este contexto, Repsol ha suscrito con el Servicio de Protección de la Naturaleza (SEPRONA) de la Guardia Civil un acuerdo de actuación para los casos de abandono o pérdida de animales domésticos que se produzcan en alguna de sus estaciones de servicio.

Cada día son más las personas que trabajan para concienciar a la sociedad acerca de lo que supone deshacerse de un animal de compañía. ¡Tú también puedes ayudar ofreciendo a perros como Elsa, Lupo o March una segunda oportunidad!

Si quieres adoptar a Elsa y/o Lupo, puedes escribir a: losangelesdelora@gmail.com En el caso de March, escribe a: adopt@sosgalgos.com.

Showing 2 comments
  • Maria Urraca Cebrián
    Responder

    Todos Uds son ángeles

  • Lola
    Responder

    Es la cara humana de los humanos, gracias.

Deja un comentario

Contacto

¡Escríbenos y te responderemos lo antes posible!

¿No lo puedes leer? Cambia el texto.