El lápiz de Foster: de Repsol al Prado

A pocos kilómetros de la pinacoteca está otra de las obras maestras del británico. La estación de servicio de Mateo Inurria fue una de las primeras creaciones de Norman Foster para la compañía y se ha convertido en un emblema, como reconocen sus propios clientes.

Desde el Metro de Bilbao hasta el City Hall de Londres, las creaciones de Norman Foster son fácilmente reconocibles por tener el don de camuflarse entre las líneas de la metrópoli como si siempre hubieran estado ahí. El próximo gran proyecto del británico será la ampliación del Museo del Prado que, junto a Carlos Rubio, transformará y rehabilitará el Salón de Reinos para dotar de mayor capacidad a la pinacoteca.

“La arquitectura para mí es algo que mueve el espíritu y funciona para todos los sentidos”, decía el arquitecto del mundo en el documental ¿Cuánto pesa su edificio, señor Foster?. La forma sin practicidad es un esfuerzo inútil para el diseñador, que encuentra la inspiración en cualquier proyecto que busque hacer más fácil la vida de sus usuarios. Por eso en 1998 Repsol seleccionó el trabajo de Foster+Partners para reinventar sus estaciones de servicio, que utilizaban el paraguas invertido como elemento central.

“Nuestra prioridad en este proyecto”, explican desde Foster+Partners, “pasaba por crear estructuras modulares de fácil construcción y colocación”. Este punto, como detallan desde el estudio, era “esencial para dar soporte a las 200 estaciones de servicio que se planificaron inicialmente en toda España”.

“El paraguas invertido se remonta a los años 30. Uno de los primeros en utilizarlo fue el danés Arne Jacobsen en la localidad de Skovshoved y con el tiempo se convirtió en un diseño recurrente en la arquitectura funcional”, explica Beatriz Inglés, Socia fundadora de WEA architects y profesora en la Universidad Europea de Madrid.

boceto1

“La idea de utilizar objetos invertidos en espacios abiertos es crear la sensación de ingravidez”  

Esta idea fue evolucionando y encontró su máximo esplendor en el México de los años 50, de la mano del español Félix Candela que utilizó estas formas para marquesinas, edificios oficiales y también estaciones de servicio. “En arquitectura prácticamente todo está inventado y lo interesante es la inspiración para crear nuevos fines y formas, más evolucionadas y más perfectas”, explica la arquitecta madrileña.

Posteriormente, el canario Rubens Henríquez se inspiró en las formas de Candela y aplicó la pirámide invertida de hormigón visto en la estación de servicio de Los Llanos de Aridane (Santa Cruz de Tenerife), un punto que se ha convertido en emblema de la isla. “La idea de los objetos invertidos es dar la sensación de ingravidez. Se utiliza la luz natural para emular el efecto de plataformas que flotan y quedan sustentadas únicamente por un pilar central más ancho en la base para dar estabilidad”, detalla Beatriz.

A finales de los 90, el estudio de Foster en Madrid empieza a desarrollar el diseño de las nuevas estaciones de servicio de Repsol y en 1998 se inaugura la primera gasolinera en Villaverde (Madrid). “El diseño está muy bien planteado”, asegura Inglés. “Foster no había trabajado con este tipo de estructuras pero es un conocedor de la historia de la arquitectura y se sirvió de las anteriores experiencias para crear un diseño mejorado”.

La primera estación de servicio diseñada

por Foster se inauguró

al sur de Madrid, en Villaverde, en 1998

Los colores -en este caso los corporativos naranja rojo y blanco-,  se distinguen desde la carretera y a la velocidad que alcanza un vehículo.

boceto2

Boceto diseñado por Foster+Partners para el proyecto de las EES de Repsol. 

 

A la estación de servicio de Villaverde, les siguieron las de El Escorial y la calle Mateo Inurra, también en Madrid. Precisamente esta última es una de las más frecuentadas de la capital. “Muchos clientes vienen y nos comentan lo mucho que les gusta”, asegura Jaime Cordón, responsable en la estación de Gespevesa. Un diseño además muy visible, como defiende el motero Mario Fernández: “se ve desde muy lejos y siempre que voy conduciendo pienso: ahí está Repsol”.

Deja un comentario

Contacto

¡Escríbenos y te responderemos lo antes posible!

¿No lo puedes leer? Cambia el texto.