El efecto sostenible de una bola de billar

Era 1860 y la compañía Phelan&Collander veía cómo el marfil (material con el que fabricaban las bolas de billar) empezaba a escasear, aumentando por ello sus costes de producción. Así que tuvieron la idea de convocar un concurso: aquel que consiguiera un material que sustituyera a los colmillos de elefante se llevaría nada más y nada menos que 10.000 dólares de la época. Un gran premio para un gran invento. El ganador fue John Wesley Hyatt quien presentó una nueva bola de billar hecha con nitrato de celulosa. Con el premio Hyatt montó su propia empresa y siguió desarrollando dicho invento.

Este fue el pistoletazo de salida para el desarrollo del plástico. Un material ligero, económico, resistente y flexible que permite ahorrar energía y mejorar la calidad y cantidad de vida de las personas. Veamos cómo el plástico ha permitido la evolución de la medicina, la comunicación y los transportes, servicios imprescindibles en nuestro día a día.

Deja un comentario

Contacto

¡Escríbenos y te responderemos lo antes posible!

¿No lo puedes leer? Cambia el texto.