Del turno de noche al voluntariado

 Marcos Montes, técnico de mantenimiento y súper voluntario

Tras una noche entera de trabajo lo que más suele apetecer es dormir durante horas. Pero Marcos Montes prefiere dedicar su tiempo libre a otras cosas, como por ejemplo hacer voluntariado. Para él todo es cuestión de organización: “la gente me pregunta de dónde saco tanta energía”. Hoy conocemos a este súper voluntario gallego que compagina sin problema esta faceta con su trabajo en el Complejo Industrial de A Coruña.

¿Cómo es tu día a día en el Complejo Industrial de A Coruña?

Realizo un trabajo de mantenimiento de las máquinas. Tomamos muestras y preparamos la maquinaria para que se pueda trabajar con ella de la forma más eficiente posible. Estamos siete días seguidos con diferentes turnos -de mañana, tarde y noche- y posteriormente descansamos dos. Después tenemos 10 días seguidos de descanso.

¿Qué formación llevaste a cabo para este trabajo?

Estudié un ciclo superior de un año. Se trataba de una formación muy especializada que impulsa la Xunta de Galicia para dar servicio a empresas de la zona. No era una FP Dual aunque me hubiera encantado ya que creo que ofrece más posibilidades de formación y prácticas desde el primer día.

Llevas cinco años en Repsol y prácticamente desde el primer momento colaboras como voluntario, ¿qué te motivó?

La motivación fue 100% personal. Es cierto que actualmente hay poca gente del área de Producción que pueda compaginar el trabajo con el voluntariado ya que, por nuestros turnos, resulta complicado. Un buen día recibí un email de comunicación interna en el que nos hablaban de las posibilidades que ofrece la Fundación Repsol para los empleados. Entré en la página web, vi todas las actividades que se ofertaban y me encantó la idea.

Energía con Conciencia es precisamente otro de los programas en los que colaboras habitualmente.

Sí, en este caso no solamente ayudas con tu implicación, también lo haces con tu conocimiento y los resultados se traducen en mejoras de la eficiencia energética del centro educativo y por lo tanto, en un menor consumo. Ayudamos a profesores y alumnos a hacer una auditoría energética que sirva también para crear conciencia sobre el gasto. Lo más interesante de esto es también darles apoyo durante todo el proceso para que se sientan respaldados. Me gusta mucho comunicar y todos estos temas de formación me motivan.

 “Mi experiencia con Teatro Adaptado fue muy emocionante. Acabamos todos en el escenario abrazándonos y riéndonos”

Has participado en diferentes tipos de actividades, ¿cuál te ha gustado más?

Recientemente participé en el programa de Teatro Adaptado con personas de discapacidad intelectual y me gustó muchísimo. No sabía muy bien qué me iba a encontrar pero me lo pasé genial con todos.

¿En qué consistió?

Los participantes tenían que representar ‘Enamórate de Lope’, una adaptación de la compañía de Blanca Marsillach de ‘Los Pasos’ de Lope de Rueda. Unos días antes su director, Xabier Olza, se reunió con los voluntarios para explicarnos qué debíamos hacer el día de la representación. Lo que hicimos fue coordinar la actividad y desarrollar los talleres de improvisación para que el público se uniera.

¿Qué es lo más emocionante que te ha pasado como voluntario?

Creo que esta actividad de teatro de la que estamos hablando. Tras la representación acabamos todos en el escenario, abrazándonos y riéndonos. Fue emocionante y a la vez muy divertido.

¿Has conseguido enganchar a otros compañeros para que se hagan voluntarios?

Como decía antes, por nuestro tipo de trabajo es muy complicado pero sí que hay algunos técnicos de Producción que están empezando a colaborar, sobre todo con Energía con Conciencia.

¿Te viene de familia el que te guste tanto la formación?

No me viene de familia pero siempre me ha gustado mucho contar cosas, creo que se me da bien comunicar. Es cierto que a la gente que me rodea le sorprende mi vitalidad, entrega y entusiasmo, pero ¡es así como soy!

¿Qué opinas de que Repsol dedique recursos e inversión a desarrollar programas de voluntariado?

En lo que a mí respecta, me hace sentir más vinculado con la Compañía, refuerza mi sentido de pertenencia y me hace sentirme muy unido a la empresa, cosa que en anteriores trabajos no he tenido. Creo además que da muchas opciones para compaginar trabajo y voluntariado. Externamente creo que sirve para reforzar la imagen de marca y es una forma de devolver a la sociedad parte de lo que ésta nos aporta.

¿Qué otras actividades te gustaría que se impulsaran desde la Fundación?

Creo que la Fundación ya toca muchos palos: deporte, educación, cultura, también temas de naturaleza… La verdad es que me gustaría participar en todas [risas].

Hablando de compaginar, ¿cómo se concilia la vida personal, con el trabajo y además con el voluntariado?

En alguna ocasión he salido del turno de noche y acto seguido me he ido a un instituto para enlazar con Energía con Conciencia. Lo mismo con el teatro adaptado, trabajé por la mañana y por la tarde ya estaba en el escenario.

El ejemplo de Marcos pone de manifiesto que el voluntariado es una experiencia que engancha. Un ejemplo de ello es que la mayoría de los súpervoluntarios de la Fundación Repsol repiten la experiencia siempre que pueden. ¡Cuéntanos tu historia de voluntariado!.

Deja un comentario

Contacto

¡Escríbenos y te responderemos lo antes posible!

¿No lo puedes leer? Cambia el texto.