Del París-Dakar al asfalto de la gran ciudad

 Mentes alternativas para energías alternativas

Conoce a nuestros socios y emprendedores más alternativos: nos hablan de innovación tecnológica y eficiencia energética.

Es complicado encontrar un hueco en la agenda de Carlos Sotelo para charlar. El día a día de este ingeniero mecánico es una vorágine de trabajo y reuniones con clientes, proveedores y socios. Carlos entró en esta rutina en 2012 cuando después de participar durante ocho años como piloto del Rally París-Dakar, decidió hacer de su pasión un negocio e impulsar la movilidad eléctrica en las ciudades. Fue en ese momento cuando fundó SCUTUM, una startup que desarrolla scooters eléctricas y que ha convertido su vida en “una montaña rusa”. Hablamos con él para hablar sobre el proyecto e innovación con la colaboración con Repsol.

¿Podrías explicarnos el proyecto SCUTUM? 

En mis comienzos profesionales estuve dedicado a la distribución y fabricación de diferentes modelos de motos. Cuando llegó la crisis hubo que reinventarse y, además, en ese momento detecté que el mercado estaba demandado una forma diferente de moverse por las ciudades. En este contexto, nació SCUTUM en 2012 después de cuatro años de investigación y apostamos por la creación de motos que fueran sostenibles, prácticas y funcionales para los usuarios.

¿Qué ha supuesto para vosotros la colaboración con Repsol?

Repsol es el socio ideal porque es movilidad, es energía. Su colaboración con nosotros desde 2014 nos ha permitido dotar de recursos al proyecto, crear una estructura, establecer un método y tener equipo. Para nosotros es un socio estratégico.

“Con la crisis hubo que reinventarse y adelantarse a las demandas del mercado”

¿En qué momento del día se te ocurren las mejores ideas?

No sabría decirte un momento concreto. Lo que sí es cierto es que para lograr inspirarme necesito poner tierra de por medio, distanciarme del trabajo, ver las cosas con perspectiva y por supuesto, necesito que a mi alrededor exista un ambiente de tranquilidad, serenidad y armonía.

¿Qué querías ser de mayor cuando tenías 8 años?

Sin ninguna duda, piloto de motociclismo, sueño que cumplí durante los 8 años que participé en diferentes campeonatos de España y en el Rally París – Dakar. Después de una lesión que tuve en el hombro lo dejé para dedicarme a mi pasión desde el otro lado.

¿Cuál es tu película de ciencia ficción favorita?

Star Wars: Episodio I”, estaba muy bien realizada para la época.

¿Qué artilugio te gustaría haber inventado? 

Dentro del ámbito de la moto, que es mi pasión, ahora mismo SCUTUM es mi proyecto más aspiracional.

¿El descubrimiento/invento del que te sientes más orgulloso?

En general me siento orgulloso de la continua evolución del hombre, nos superamos día a día con descubrimientos e inventos. Si tuviera que decantarme por un invento, diría los móviles táctiles, sin botones.

Para ti la innovación es…

Conseguir aterrizar los inventos, que el I+D se convierta en empresas rentables, y lo pueda disfrutar la mayoría de la sociedad.

“Innovar es aterrizar un invento y convertirlo en una empresa rentable”

Un aparato tecnológico sin el que no puedes vivir.

El móvil.

¿Qué le diríais a un niño que quiere ser como tú?

Muchas cosas, pero en una frase: lucha por proyectos que mejoren el mundo y, por muy grandes que parezcan, no te rindas.

¿Qué  avances crees que veremos los humanos en los próximos 50 años?

Los móviles no existirán como tales, tendremos el conocimiento y la conectividad insertada. Pero no me preguntéis cómo, porque eso no sabría contestarlo.

Deja un comentario

Contacto

¡Escríbenos y te responderemos lo antes posible!

¿No lo puedes leer? Cambia el texto.