Cartagena, la Pompeya española

 ¿Sabías que a cuatro horas de Madrid se encuentra la que es considerada la Pompeya española? Hablamos de la ciudad de Cartagena, una de las urbes con más historia de la Península Ibérica y cuyo pasado se abre al presente gracias a la labor de rehabilitación del antiguo enclave romano.

El principal tesoro se esconde bajo el cerro del Molinete, una extensión de más de 20.000 m2 sobre la que se encuentran los restos de Cartago Nova. Conscientes de la relevancia histórica de la zona, diferentes entes administrativos y culturales emprendieron un apasionante viaje a través de los tiempos para redescubrir las maravillas que oculta la ciudad antigua, así como integrarlas con el aspecto actual de la metrópoli.

Desde que se iniciaron las excavaciones, han sido varias las fases que se han ido concluyendo y que han permitido trazar un recorrido visual de lo que era la vida en Cartago Nova hace 2.000 años. Como destaca José Miguel Noguera, Catedrático de Arqueología de la Universidad de Murcia: ‘’estas obras nos han permitido zambullirnos en la ciudad antigua, con sus teatros, foros, casa, edificios termales… al igual que en Pompeya’’.  Gracias a estos descubrimientos es fácil imaginarse cómo pudo ser la vida en aquella época, el bullicio de sus calles y la actividad en cada rincón.

Estas obras nos han permitido zambullirnos en la ciudad antigua, con sus teatros, foros, casa, edificios termales… al igual que en Pompeya’’

José Miguel Noguera, Catedrático de Arqueología de la Universidad de Murcia.

La labor de Cartagena Puerto de Culturas, plataforma de patrocinio de la marca turística de la ciudad, también ha sido clave para descubrir partes de la ciudad anteriores a la ocupación romana y remontarnos incluso a la etapa púnica. En palabras de Agustina Martínez, gerente de esta organización, ahora podemos fácilmente “hacer un recorrido de casi 3.000 años de historia, desde los restos más antiguos y que parten del yacimiento de la muralla, hasta edificios espectaculares de la era romana como el teatro, el foro, el Augusteam o la Casa de la Fortuna”.

Además de historiadores y gestores culturales, en el proyecto también tuvo un papel esencial la arquitectura contemporánea. En este caso concreto, el estudio Amann Cánovas & Maruri de Madrid se encargó de realizar las obras de protección del parque arqueológico para que se adaptara a la modernidad de la ciudad actual de Cartagena. Un gran reto que para el arquitecto Andrés Cánovas, ha sido “una de las colaboraciones más interesantes” que ha realizado a lo largo de su carrera.

Según Cánovas, la implicación de los distintos entes ha sido fundamental y en concreto, ha querido reconocer el apoyo de la Fundación Repsol a las excavaciones del Foro Romano de Cartagena. “Que grandes compañías se comprometan con la recuperación de parte de la Historia es muy importante. Especialmente en momentos de crisis cuando peligra la continuidad de estos proyectos”, asegura el arquitecto.

Aunque actualmente ya se pueden visitar un gran número de puntos de esta ciudad romana, todavía queda un largo camino por recorrer. Todos los protagonistas de esta historia esperan que en el futuro podamos también contemplar la belleza del templo de Isis, conocer el lugar donde se daba cita la curia o deleitarnos con los restos del templo central, algunos de los secretos que aún permanecen ocultos en  Cartago Nova.

Si quieres conocer más esta apasionante ciudad española, no te pierdas este reportaje de Guía Repsol sobre los más de 3.000 años de historia de Cartagena.

Deja un comentario

Contacto

¡Escríbenos y te responderemos lo antes posible!

¿No lo puedes leer? Cambia el texto.