Biotopos, las ‘piedras mágicas’ que atraen la vida marina

Seguro que en más de una ocasión te has fijado en las boyas de color naranja o amarillo que delimitan las zonas de baño en las playas. Para evitar que las corrientes o el viento muevan estas boyas, lo habitual es depositar bloques de hormigón liso en el fondo marino.

En la costa de Tarragona, sin embargo, estos bloques de hormigón están siendo sustituidos por biotopos, unas estructuras artesanales de 2 toneladas que sujetan las boyas y, además, funcionan como arrecifes artificiales. En su superficie se incrustan algas, esponjas y todo tipo de invertebrados, al tiempo que sus recovecos sirven de refugio a multitud de peces.

Los parques de biotopos ubicados en la costa de Altafulla y Torredembarra no solo se han convertido en un atractivo turístico más para la zona, sino que además ofrecen la oportunidad de conocer el fondo marino a personas con movilidad reducida. Gracias a la labor que realiza HSA Spain y la Fundación Guttmann, estas personas pueden disfrutar de una cómoda inmersión, a solo unos metros de la playa y escasos 5 metros de profundidad.

En este vídeo nos sumergimos en las profundidades de la Costa Dorada para conocer de primera mano estos arrecifes artificiales, creados por Miquel Rota, apasionado del mar y fundador de una escuela de buceo en Puerto de Torredembarra (Tarragona).

Repsol, que cuenta con un complejo industrial en Tarragona, lleva años apoyando esta iniciativa para fomentar la vida marina y conseguir una costa aún más rica y diversa. En solo unos años se han instalado más de 100 biotopos.

Deja un comentario

Contacto

¡Escríbenos y te responderemos lo antes posible!

¿No lo puedes leer? Cambia el texto.