Así vuela gracias a Repsol la avioneta de Memorias de África

Si hay una escena emblemática de la película Memorias de África es el momento en el que Meryl Streep y Robert Redford sobrevuelan los valles de Kenya a bordo de una avioneta amarilla. La DE HAVILLAND DH-60, conocida comúnmente como “MOTH” (‘polilla’ en inglés por el aspecto de su cola) es un biplaza único que se fabricó a mediados de los años 20 en Inglaterra como pieza de turismo.

En la actualidad solo queda menos de una decena de ‘polillas’ en el mundo y tan solo una sigue en activo. Se encuentra en Madrid y es una de las piezas emblemáticas de la Fundación Infante de Orleans (FIO), una organización fundada y compuesta únicamente por amantes de las aeronaves que no solamente dedican su labor a conservar importantes aviones históricos, sino también a mantenerlos en vuelo para que no pierdan su capacidad.

Como cada primer domingo de mes, la fundación celebra su exhibición aérea, una cita obligada para los aficionados a los deportes aéreos y que reúne también a curiosos y familias en el aeródromo de Cuatro Vientos. Aquí la réplica del avión de Memorias de África comparte pista con el COMPER C.L.A. Swift de 1929, un avión pilotado por el aviador Jorge Loring en la década de los años 30 para publicitar el turismo en España y con el que llegó hasta Filipinas, o el famoso POLIKARPOV I-16, más conocido como ‘RATA/MOSCA’ y utilizado en la Guerra Civil Española.

Carlos Valle, presidente de la FIO, al igual que sus compañeros llevan consigo muchas horas acumuladas de vuelo que les hacen estar preparados para cualquier contratiempo. Cabe tener en cuenta que el manejo de estos modelos es totalmente diferente al de los aviones actuales y requiere de una gran experiencia y conocimiento del medio aéreo. Tanto es así que algunas de estas piezas no permiten el aterrizaje o despegue en una pista de asfalto y tienen que realizar las maniobras en una zona de tierra habilitada en el aeródromo, lo que requiere de una gran maestría y conocimiento de los aparatos.

Desde hace más de dos décadas, Repsol es patrocinadora de la fundación y colabora con la organización Infante de Orleans en el suministro de los combustibles Avgas y GET A-1 destinados exclusivamente a la aviación. “Para nosotros es muy importante contar con el respaldo de las empresas que creen en nosotros y comprenden la labor que realizamos con este patrimonio histórico”, explica el presidente de la fundación.

Si quieres ver como sobrevuela la “MOTH” el cielo de Madrid no te pierdas este vídeo.

Deja un comentario

Contacto

¡Escríbenos y te responderemos lo antes posible!

¿No lo puedes leer? Cambia el texto.