¿Sabías que un coche puede convertirse en una silla de oficina?

El consumo colaborativo, alargar la vida de los productos o la construcción de viviendas con materiales reciclados son solo algunos ejemplos de la aplicación de la conocida economía circular. Este término, promueve un modelo de producción y consumo sostenible de productos, servicios, residuos, materiales, agua y energía. En definitiva, trata de “cerrar el ciclo” de vida de los artículos en desuso para promover el cambio hacia una economía más eficiente.

Compartimos diferentes ejemplos de uso de la economía circular que demuestran que todo producto puede tener un antes y un después de su primer uso/primera vida útil.

¿Te imaginas un coche convertido en una silla?

Resulta difícil pensar que un vehículo pueda transformase en una silla de oficina, pero hoy en día existen modelos que utilizan parachoques de coches reciclados y de envases de plástico recuperados como materia prima en su fabricación.

Los muebles de exterior no son solo decorativos.

La decoración sostenible llega a los hogares y un ejemplo de ello es el mobiliario de jardín fabricado con polipropileno reciclado post-consumo que, además de ser más respetuoso, tiene un acabado similar a la de la madera.

¿Sabes que las chanclas de playa pueden estar hechas de neumáticos?

La moda reciclada es tendencia. Una empresa dedicada al textil está fabricando complementos, accesorios y ropa hechos con plástico e hilo. De esta forma, puedes encontrar desde bolsos fabricados con redes de pesca recicladas hasta chanclas procedentes de neumáticos usados.

El mobiliario urbano sostenible llega a las ciudades.

En la actualidad la bicicleta se ha convertido en la alternativa perfecta para evitar los problemas de tráfico en las ciudades además de ser el medio de transporte más respetuoso con el medio ambiente. Ciudades como Barcelona, Bilbao o Gijón van más allá y cuentan en sus calles con separadores de carril bici eficientes fabricados utilizando los revestimientos de los cables como materia prima.

¿Y si los propios contenedores de reciclaje también estuvieran hechos de material reciclado?

Es el caso de unas papeleras fabricadas a partir de plástico 100% reciclado y diseñadas para distintos usos: recogida de envases, de papel y cartón, así como para otros residuos.

Deja un comentario

Contacto

¡Escríbenos y te responderemos lo antes posible!

¿No lo puedes leer? Cambia el texto.